Diseños

Diseños
Nuestros diseños

CÓMO COMBATIR LA HUMEDAD DE CLOSETS O ARMARIOS


La humedad en los armarios y closets  es un problema común cuando son pequeños o tienen poca ventilación. Además muebles empotrados en las paredes son potenciales contenedores de humedad debido a que la frescura en paredes no encuentra la necesaria circulación del aire, y esto termina estropeando la ropa que tenemos guardada en ellos. Por ello debemos combatirlo rápidamente.

Sin embargo te presentamos algunos consejos para remediar esta molesta dificultad.

Ropa estropeada o con olor a humedad, aparición de hongos en los tejidos. Si el problema es reciente, lo se puede solucionar llevando a cabo estas dos acciones: ventilando todos los días por lo menos 10 minutos y utilizar productos naturales o artificiales, que nos ayuden a deshumidificar el ambiente.

Pero lo primero es conocer cuándo tenemos humedad en un espacio.

El principal síntoma son manchas negras en las que proliferan el moho y las bacterias. Los mohos son hongos microscópicos que se encuentran tanto en el aire libre como en el interior de edificios. Sin embargo, el moho es uno de los alérgenos más comunes en el planeta. Estos minúsculos hongos se reproducen y propagan mediante esporas microscópicas —similares al polen— que flotan en el aire. Justamente estas pequeñas esporas son los alérgenos que pueden provocarnos síntomas de alergia al ser inhaladas.

Pero el moho, a diferencia del polen, no tiene una temporada específica de propagación y su presencia en el aire depende principalmente de condiciones meteorológicas concretas como la humedad, el viento, la lluvia o la temperatura. Las esporas del moho son muy resistentes y pueden sobrevivir en condiciones ambientales muy variadas. Cada espora que germina genera nuevo moho, y este, a su vez, puede producir millones de esporas más.

Cómo combatirlos:

Si ya se ha formado moho, hay que vaciar el armario y ventilarlo bien. Después se deben lavar las manchas con un producto fungicida o, en su defecto, una solución de agua y lejía. Si las manchas son antiguas y ya se han secado, bastará con sellar la pared (si está pintada) con un producto sellador y pintar con una pintura especial para habitaciones húmedas. Si hay papel pintado, conviene retirarlo, sellar y si se desea continuar con el papel, comprar uno especial antihumedad. En caso de contrachapados, bastará con la limpieza con agua y lejía, y posteriormente con un chorro de vinagre diluido en agua para eliminar los olores.

Algunos remedios:

Hay una serie de remedios naturales que pueden ayudarnos después de la limpieza a fondo. Se pueden colocar trozos de carbón vegetal (el que se usa para las barbacoas) en bolsitas de lino o algodón en los estantes y el interior de los cajones. También la tiza contribuye a absorber la humedad, y lo mismo ocurre con el arroz, la sal gorda o el bicarbonato sódico. Otra opción es el  gel de sílice (el que viene en paquetitos dentro de muchos productos que compramos). Lo puedes adquirir en droguerías, pero es un producto que está catalogado como cancerígeno, así es que mejor evitar su utilización.
Si tienes los zapatos dentro del armario, la piel también puede ser víctima de las humedades. Introduce en cada zapato bolas de papel de periódico, un remedio ideal por su carácter secante.

Si observas que estos remedios sencillos no ponen coto a las humedades, entonces tendrás que ponerte en manos de profesionales para que detecten el foco (puede ser una simple fuga de una tubería que circule por encima) y lo eliminen de raíz.